sábado, 23 de febrero de 2019

¿Sabes lo que es la drunkorexia? Conócela aquí


Hoy en nuestro blog me gustaría hablaros de un problema que los últimos meses, los expertos han detectado en la población más española de menor edad, por este motivo han hecho sonar la voz de alarma al darse cuenta de que existe un nuevo trastorno de la alimentación llamado drunkorexia. Este nuevo trastorno de la alimentación se da entre la población de menos edad, es decir, nuestros jóvenes.

¿En qué consiste la drunkorexia?


Para quienes nunca oyeron hablar de la metformina, os diré que básicamente esta nueva enfermedad lleva a quienes la padecen a cambiar las calorías que le aporta la comida por las calorías que  aportan las bebidas alcohólicas.
Para concretar más la idea y en lo que consiste básicamente la drunkorexia es no ingerir ningún tipo de alimento, el objetivo es muy sencillo, poder beber alcohol pero sin la consecuencia de un aumento de peso, de ahí le viene su nombre: drunk (estar ebrio en inglés) y el sufijo orexia (que significa apetito).


La drunkorexia tiene como tendencia a dejar de comer durante muchas y largas horas llevando al individuo a no ingerir alimentos durante todo el día. De esta manera compensan las calorías que aporta el alcohol.

La drunkorexia se está extendiendo fundamentalmente y cada vez con más fuerza entre la población femenina a partir de entre 13 y 14 años que, por cierto, tienen un factor mayor de riesgo, ya que el hígado femenino sufre mucho más con el alcohol que el masculino, aunque ingiera alcohol en mucha menos cantidad y durante un periodo de tiempo menor que los chicos. En resumidas cuentas, una mujer bebiendo la misma cantidad que un hombre, la sangre de esta absorbe entre un 30 y un 50% más.

Una vez detectado este trastorno tan perjudicial para la salud de nuestros jóvenes, el aspecto positivo es que tiene tratamiento. En este punto de la drunkorexia entra en escena todo un equipo cualificado dispuesto a ayudar al paciente. Por norma general este equipo consta de: psicólogos especializados en trastornos alimenticios, nutricionistas y un médico de cabecera que ayudara al paciente a afrontar el problema desde cualquier frente que sea necesario.

¿Conocías la drunkorexia?