domingo, 24 de febrero de 2019

Tratando accidentes domésticos comunes con remedios caseros

Fuente: farmaciasanpablo.mx

La alacena o el jardín pueden ser la fuente de muchos remedios herbales que podemos utilizar en casos de emergencia. ¿Sabías que la mayoría de las emergencias menores que ocurren con frecuencia en casa, como raspones, cortaduras, rozaduras y torceduras, pueden ser tratadas con remedios herbales y que muchos de ellos los tenemos a la mano en la alacena o en el jardín? A continuación, te daremos algunas ideas para que aproveche estos remedios caseros.

Cortaduras o rasguños

Cuando ocurre una cortadura o rasguño, lo primero que hay que hacer es lavar profusamente la herida con agua y jabón de tocador. Después, lo que sigue es detener la hemorragia, para lo cual tenemos varias opciones en la cocina o en el jardín. La cutícula o piel de la cebolla, o el chile en polvo son dos remedios que tienes al alcance en la cocina. Ponerle chile en polvo a la herida suena como si esto fuera más doloroso que la herida misma, sin embargo, la capsicina, la sustancia que lo hace picante, suprime el químico que conduce el mensaje de dolor desde los nervios de la piel hasta el cerebro, además reduce también el tiempo de formación de la costra.

Una vez que se ha detenido la sangre se deberá de tratar la herida para prevenir su infección y acelerar su curación. El limón, la lavanda, el tomillo, el eucalipto y el ajo son algunas de las plantas que tienen poder germicida, por lo que su aplicación, ya sea en cataplasma o en tintura, es recomendada para evitar la infección. Otra opción es el curry, esta mezcla de especies tiene un alto contenido de fenogreco, el cual tiene acción antibiótica. Para ayudar a la cicatrización podemos usar consuelda mayor, sábila, caléndula, árnica u hojas de geranio en cataplasma o en tintura. La consuelda es el cicatrizante herbal más poderoso, pero a falta de él las otras plantas pueden ser buenos sustitutos. Raspones y rozaduras. En caso de raspones que no llegan a sangrar, el aplicar una cataplasma de hojas de palo santo (Piper sanctum) normalmente será suficiente para aliviar las molestias. Las cataplasmas de avena, de linaza o de fenogreco son también muy efectivas.

Picaduras de insectos

Aplica inmediatamente cualquiera de las siguientes plantas sobre la picadura. Ajo, guaco (Sanseviera zeylanica), o lavanda. Para las picaduras más severas como las de abejas y arañas combina lavanda con Echinacea y barro y prepare una cataplasma. El barro empuja el material venenoso hacia la superficie de la piel, previniendo que se disemine. Se debe de restringir toda actividad por lo menos por 20 minutos subsecuentes a la picadura para evitar que el veneno circule por la corriente sanguínea. Además, se puede tomar de 20 a 30 gotas de tintura de Echinacea cada 10 minutos por 2 horas. Esto evitará las reacciones alérgicas a la picadura.

Golpes y contusiones

En casos de golpes leves, para evitar la inflamación y ayudar a la pronta curación puede usarse árnica, manzanilla, lavanda, hojas de nogal o corteza de encino. Aplíquelas en fomentos, ya sea con la tintura o con el cocimiento de la planta. Para acelerar la desinflamación los fomentos se deben de aplicar en frío o con hielo. Se puede preparar un té cargado de cualquiera de las plantas antes mencionadas (2 cucharadas por taza) y congelarse en cubos de hielo. Cuando se requieran solo se saca uno o dos cubos para aplicar. No aplique el hielo directamente sobre la piel, envuélvalo en alguna tela de algodón.

Quemaduras menores

Es muy importante tratar las quemaduras inmediatamente. Primero enfría el área quemada poniéndola en contacto con agua helada o hielo por un minuto. Después aplica las hierbas. Evita usar productos con base de aceite ya que el aceite retiene el calor e inhibe la circulación del aire y el drenaje, por lo cual retarda la curación. La sábila y el tepezcohuite son las estrellas tratándose de quemaduras. Disminuyen el dolor, la inflamación, previenen la infección y ayudan a reparar las células dañadas.

La sábila tiene la ventaja que se puede utilizar en quemaduras más profundas ya que no contiene taninos. Los taninos en el tepezcohuite pueden reducir la circulación en quemaduras con exposición de tejidos por lo que su aplicación solo es para quemaduras superficiales. Para prepararse una compresa de sábila, corte una de las hojas del exterior de la planta, abra la hoja y saque el gel para aplicarlo directamente en el área afectada. Repita cuantas veces sea necesario. Los efectos de la sábila sobre las quemaduras están ampliamente comprobados.

Esguinces o torceduras

Los esguinces o torceduras ocurren en las articulaciones cuando los ligamentos son estirados. Los síntomas son inflamación rápida, calor, dolor y función limitada. Hay dos opciones para el tratamiento en casa, hierbas y reposo. Disminuya la inflamación con una compresa de árnica aplicada en frío, o con hielo, y con ligera presión. En caso de usar hielo retírese cada 20 minutos, dejándolo reposar 15 minutos y repitiendo hasta que se reduzca la inflamación.